Noticias

Que estragos causó el virus del Ébola

Que estragos causó el virus del Ébola

En la década de los setenta, que estragos causó el virus del Ébola, cuando el Dr. David Finkes descubrió y describió el virus causante de hemorragias en humanos y monos, chimpancés y gorilas inclusive como una enfermedad que se contagia a través del contacto con uno de esos  animales infectados que esté vivo o muerto, cuando se presentaron muchos casos de fiebre hemorrágica en las ciudades de Zaire y Sudan.

El nombre que se le coloco a este virus mortal se debió al rio Ébola que  está situado geográficamente en las cercanías de Zaire. El virus del Ébola está relacionado con uno de los miembros de la familia de virus de ácido ribonucleico llamado Filoviridae que al mutarse se convierten en los cinco tipos existentes del virus de Ébola.

A título informativo mencionaremos el nombre de cada uno de estos cinco virus, los cuales son altamente peligrosos teniendo contacto con la sangre u otros fluidos del cuerpo infectado:

Ébola-Zaire, Ébola-Sudan, Ébola –Costa de Marfil,  Ébola-Bundibugyo y Ébola-Reston.

Por la naturaleza de la infección cuya particularidad proyecta la alta tasa de mortalidad que presenta y que oscila entre un 50% y un 95%  de los que resulten infectados, es por lo que es considerado como un arma biológica debido a su naturaleza totalmente letal.

Consecuencias del Ébola para la humanidad

Por la forma de contagio y la virulencia de esta enfermedad reconocida como gravísima, que se transmite por medio de los fluidos corporales, cuya tasa de mortalidad puede superar fácilmente el 90% debido a las mutaciones violentas que sufre el virus en la estructura de su ácido desoxirribonucleico, la contaminación debe ser en forma directa, lo que quiere decir que el virus no viaja por el aire.

Solamente se puede contagiar teniendo contacto con líquidos corporales como la sangre, mucosas, saliva, semen, orina y fluidos vaginales directamente con la persona afectada.

Entre los estragos que causó el virus del Ébola podemos mencionar el aislamiento de muchas ciudades, la suspensión de vuelos internacionales y la cantidad considerable de víctimas fatales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *