Deporte

El parkour como deporte extremo

El parkour como deporte extremo

Para los amantes de la adrenalina, existe una disciplina física que se desarrolla a partir del método natural, ya que, básicamente, requiere de la capacidad motriz de la persona para realizarlo. Este deporte se denomina parkour, donde sus practicantes deben superar una serie de obstáculos encontrados en su entorno, con la mejor fluidez posible. Se puede decir que, todos consideran el parkour como deporte extremo, pues, las maniobras deben realizarse simplemente con la ayuda del cuerpo sin ningún tipo de protección.

La vestimenta más utilizada, suelen ser los pantalones y cualquier otra ropa para que la persona pueda estar cómoda y a gusto al momento de realizar el parkour, aunque muchos prefieren hacerlo descalzos. La característica principal de esta disciplina, son los movimientos fluidos y rápidos, ya que, a medida que la persona va tomando confianza, se pueden tornar más complicados. Los saltos más comunes, se realizan a través de vallas, muros y edificios.

Beneficios del parkour

Esta disciplina física, puede ser practicada en cualquier época del año, y, además de quemar calorías y liberar endorfinas, nos proporciona una gran diversidad de beneficios para nuestra salud. Debido a que el parkour es conocido como un deporte de movimientos, la tonificación del cuerpo se ve incrementada enormemente. Así mismo, la zona abdominal se ve fortalecida, ya que, esta zona es la más utilizada para realizar los saltos.

Por otro lado, el parkour es una disciplina que requiere de altos entrenamientos. Por lo tanto, nuestra resistencia física, cardiovascular y la potencia muscular, se ven favorecidas. Otro punto importante en la práctica de este deporte, es la capacidad que tiene para desarrollar nuestras habilidades motoras, principalmente para realizar saltos ligeros, desplazamientos rápidos, escaladas y aterrizajes.

Es importante saber que, antes de practicar el parkour, la persona debe considerar los riesgos que se presentan en diversas situaciones, ya que no existe ninguna protección para nuestro cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *