Salud

Cómo aumentar nuestra capacidad pulmonar

Cómo aumentar nuestra capacidad pulmonar

Cuando mencionamos capacidad pulmonar, nos referiremos a la cantidad de oxigeno que nuestros pulmones son capaces de almacenar, de manera que, entre más alta sea, mejores condiciones físicas vamos a tener a la hora de practicar algún deporte o simplemente cuando decidimos salir a correr. Atendiendo esto, muchas personas se preguntan a diario ¿Cómo aumentar nuestra capacidad pulmonar?, y a continuación responderemos a esta popular interrogante, de manera que podamos tener unos pulmones cada vez más fuertes y resistentes.

Por lo general, las personas más interesadas en tener una buena capacidad pulmonar, son aquellas que practican algún deporte que demande la misma, como por ejemplo la natación o el atletismo. Sin embargo, no hay necesidad de practicar algún deporte de este ámbito para que nuestro interés por contar con una excelente capacidad pulmonar sea elevado, ya que también, gracias a ella, podremos mantener más nuestra energía, y también nos cansaremos menos en cualquier actividad que estemos haciendo.

Aumentemos nuestra capacidad pulmonar

Lo primero que debemos aprender para que nuestra capacidad pulmonar aumente, es a respirar bien, especialmente cuando es una inhalación profunda, y para lograr esto, debemos inhalar la mayor cantidad de aire posible por nuestra nariz y exhalarlo por la boca. Cuando ya nos acostumbramos a respirar de esta forma, entonces es momento de incrementar la fuerza de nuestros pulmones, y esto lo lograremos respirando de forma profunda, pero al momento de inhalar, debemos retener el aire durante mayor tiempo que podamos, y luego exhalar todo el aire que podamos. Algo que te puede ayudar en esto, es subir los brazos de forma paralela hasta la altura de los hombros al inhalar, y bajarlos al exhalar.

Otra buena forma de que nuestra capacidad pulmonar aumente, es inflando un globo relativamente grande todos los días. Debemos soplarlo lo más que podamos, y dejar que se desinfle, luego repetir el proceso unas cinco veces todos los días, y, a medida que transcurran los días, vamos aumentando las repeticiones, pero tampoco debemos hacer demasiadas, ya que podríamos marearnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *