Noticias

Alquiler de vientre

Alquiler de vientre

Esta práctica del alquiler de vientre, tomó de algún tiempo para acá cierta importancia, siendo sobre todo muy solicitado este servicio por parejas con deseos de tener un hijo, y por circunstancias específicas no habían logrado concebirlo. Este servicio comercial, porque de eso se trata, tiene sus inicios en la década de los años 70, conociéndose este acto como gestación subrogada, lo que ha suscitado muchas controversias de carácter ético, social y legal.

Existen dos tipos de este llamado alquiler de vientre, dependiendo de la relación genética de la madre con el hijo; la que se conoce como subrogación tradicional, que es la parcial; o la subrogación gestacional, que es la plena. En la primera, la madre que gesta aporta sus propios óvulos, y por ende tendrá una relación directa con el hijo que está por venir.

Como se realiza la fecundación

En este proceso de subrogación tradicional, se podría tomar de forma natural o de manera habitual por medio de inseminación artificial, llamada también asistida; para lo cual se requiere cita previa. Ahora bien en la subrogación gestacional donde no hay una relación de la madre con el hijo en forma directa, se recurre a la fecundación in vitro, con esperma y óvulos de terceras personas.

Desde el año 1970 es que prolifera el asunto de los vientres de alquiler y se debió en gran parte a la inseminación artificial que uno de los pioneros de este negocio fue el abogado Noel Keane, transcurriendo por ese entonces el año 1976, cuando un conocido le pregunta al susodicho Keane si le podía conseguir que una mujer fuese fecundada por un hombre y gestase un bebe para él.

Desde ese momento Keane suscribió el primer acuerdo formal entre una pareja de casados y una madre sustituta en los Estados Unidos, dando inicio al floreciente y exitoso negocio del alquiler de vientre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *